POESÍA DE COLOMBIA

Espigando el pasado y la actualidad.

por Marta de Arévalo

Colombia nos ha entregado, a lo largo de su rica historia, poetas de la talla de Eusebio José Caro, con su oración al Padre Sol, " En boca del último Inca": "¡Padre Sol, oye! Por e l polvo yace / de Manco el trono; profanadas gimen / tus santas aras; yo te ensalzo sólo / ¡ sólo, más libre!." de Gregorio Gutiérrez González con su bellísimo canto sobre el cultivo del maíz,, o el mismo Jorge Isaacs, universalmente conocido por su novela "María", y que supo cantar al "Río Moro" con unción y belleza: " Como burbujas que en tu manto llevas / irán los soles sobre ti pasando, / y te hallarán los de futuros siglos / como hoy undoso, transparente y raudo." poetas románticos del XIX, a los que siguieron los modernistas: José Asunción Silva, con su inolvidable nocturno, que también supo oír "La Voz de las cosas" y sobre las que expresaba: " Si aprisionaros pudiera el verso, / fantasmas grises, Cuando pasáis, / móviles formas del universo, / sueños confusos, seres que os váis…", y Guillermo Valencia, que con exquisito refinamiento, enlaza a las aves y al poeta en su "Ciguëñas Blancas" Esas aves me inquietan (…) / Símbolo fiel de artísticas locuras / arrastrarán mi sueño eternamente / con sus remos que azotan las alturas/ con sus ojos que buscan el Oriente " Y ya en el siglo XX, entre otros, Porfirio Barba Jacob (Miguel Angel Osorio) que se definió en "Futuro": " Vago, sensual y triste, por islas e su América / en un pinar de Honduras vigorizó el aliento; / la tierra mexicana le dio su rebeldía, / su libertad, sus ímpetus… Y era una llama al viento." y León de Greiff, que en su "relato de Sergio Stepansky" juega o cambia su vida: " Y la juego o la cambio por el más infantil espejismo /la dono en usufructo, o la regalo…/ o la trueco por una sonrisa y cuatro besos; / todo, todo me da lo mismo: / lo eximio y lo rüin, lo trivial, lo perfecto, lo malo…". Y cómo olvidar a los poetas de "Piedra y cielo", entre otros insignes, nombrando a dos que los representen: Jorge Rojas con su "Soledad"; " Cada instante que pasa, cada roce / del bien apetecido, queda lleno / de soledad al tránsito del goce." y Eduardo Carranza en su "Elegía a Maruja Simmonds, sobre el cielo de Popayán" " En Popayán de piedra pensativa. / En su colina de tibia melodía. / Bajo una antigua niebla de leyendas / y un trémulo glosario de campanas, / era Maruja Simmonds dulce y firme, / con su alma de roble y de violeta. ".

Y sobre el final de esta breve introducción, a vuelo de pájaro sobre el tiempo, donde contra nuestro deseo hemos omitido nombres en la tiranía del espacio, recordamos a Jorge Gaitán Durán, con su "Presencia del Hombre" "Sí, la eternidad ha descendido sobre mi frente / como un sol matinal./ Sí, tengo los ojos abismados en los siglos. / Me baña el corazón una claridad desconocida. / Siento cómo se estremecen mis sentidos. Soy el hombre./ Miradme lleno de honor y de ceniza / miradme en los collados del amor delirante/ (…) Miradme aquí naciendo / desde un vientre de espigas misteriosas /desde un túnel de cálidas penumbras. / Miradme en el mediodía, / rojos los puños y la voz en alto./ Miradme en este fuego terrible de la muerte…"

Y en el albor del tercer milenio - año 2001- escuchemos la voz de poetas actuales. Nuevos poetas que siempre surgirán en estos pueblos hispanoamericanos para cantar en la excelsa lengua que une en fraternidad esencial.

 

JAIME DE LA GRACIA

Manizales, Colombia, 1957.El Director de esta revista es Artista Plástico y autor de numerosos libros: Los Sueños de Acalanto y Canto, poemas, Quito 1978; Abrepalabra, poemas, Berlín 1994; La Opera de los Años locos (poema para desarmar)Berlín 1995;Poemas de La Dispersión, Berlín 1998; La Eternidad de un Día, poemas, Berlín 1999; Esta Primavera es Poco Seria, poemas, Berlín 1996; No le Pegues ese Garrotazo, novela, Berlín 1994; Los Lobos Hacen Milagros, novela, Berlín 1999; El Primer Día que El Turco vio el Mar, cuentos, Berlín 1996.Su obra plástica ha tenido acogida en museos latinoamericanos como El Museo de Arte Moderno de Cuenca, Ecuador (pinturas); El Museo Gilberto Alzate Avendaño, de Bogota, Colombia (gráficos); Museo Casa de la Cultura de Quito, Ecuador (Dibujos); Museo Banco del Estado, Popayán, Colombia (Dibujos); así como otras instituciones y colecciones privadas y oficiales de América, Europa, Australia y Japón. En este trabajo reseñamos uno de sus libros: El poemario "La eternidad de un día"., Berlín, 1999 Ediciones Flor y Piedra, Berlín, Alemania.

"Como ves / tú te realizas / yo insisto en la / Poesía " Así finaliza el primer poema de este libro. También el final del poema veinticinco nos permite asomarnos a una clave: "Otro / poema de Amor / hecho / al amor / inútil.". Y así presentamos otro libro de amor ¿ hecho al amor ¿inútil?. Y a través de todo el conjunto entrevemos una de las facetas del autor. La que pergeño estos poemas. Así se nos presenta.

Descreído, rebelde, vanguardista hasta la médula, procaz, algunas veces, tierno, otras, atormentado de un amor que canta, desde lo íntimo a lo cotidiano, desde el despecho a la pena, desde el deleite a la agonía. En el segundo poema se nos presenta un poema como coincidiendo con esta afirmación: " "El amor / es la piedra / a la que estoy / encadenado" Y condenado, diríamos, porque "estos amores /se repiten" aunque se pregunte: " ¿ Y para qué / quiero que me / quieran?"

Hay poemas brevísimos donde el sentimiento se condensa con intensidad, ya amarga, ya irónica, que pese a sus escasas palabras (exactas) nos envuelve en la atmósfera esencial del significado y propician una comunicación y una comunión inmediata con el lector.

En estos poemas se debate el Ser, Y nos trasmite su angustia existencial disfrazada de ironía. Nos trasmite su desgarro como al soslayo de un desprecio del mundo, que no es tal porque mundo duele en el poeta. Nos demuestra, en suma, una valiente lucidez, para estar, ser, y permanecer a contracorriente. Y por sobre los aconteceres humanos y desengaños que acechan la existencia, se levanta la seguridad íntima, catártica, persistente, del Poema: " Yo puse la cara / a la tormenta / que me empujó / a tu centro / Poesía."

 

**********************

MARTA DE AREVALO. Su obra, abarca los géneros de poesía, cuento y ensayo, canciones y teatro para niños. Sus poemas aparecen dominicalmente desde 1983 en el diario "El País" de Montevideo. Edita las revistas: "B.L.A.N.C.O. , y "lunita de papel". Dirige, desde 1988, un Taller Poético. . Cofundadora de diversas instituciones socioculturales, integra el Capítulo Montevideo de la Academia Iberoamericana de Poesía. Ha publicado 29 títulos, entre otros: Romances Orientales (1976, Primer Premio Nacional "Medalla de Oro), Ojo de Leopardo (1981, Premio Ministerio de E. y Cultura, 2da. edición, 1998); Santa Corazón de Pan (1992, cuentos, Premio Ministerio de E. y Cultura), Avisos Varios (1982, 4ta. edición, España, 1995) Abran todas las puertas (1988), Espejos (1992), Tierra América (1992) , Carlitos y el Tiempo (1999 Premio único en teatro infantil, Ministerio de E y Cultura); 120 años de Villa Colón (1992, crónicas históricas);. El arte de guisar amores (1993). La Luz en que vivo (2000. Ediciones Indigo, París). En 1994 recibió, junto a otros seis poetas el Premio "José Vasconcelos", del Frente de Afirmación Hispanista, de México. Y en enero del 2000 recibió, por la totalidad de su obra, el Premio Internacional de Literatura Latinoamericana y del Caribe "Gabriela Mistral", que otorga la Association Côté-femmes, de París, "a escritoras en lengua española con una obra valiosa en cualquiera de los géneros de la literatura"

...E-Mail: mfde-arevalo@correoweb.com

   

 

 

[Noticias de la cultura] [Café Berlín] [Libros virtuales] [Cronopios] [Audios] [Fotografía] [Deutsch] [Cartas de poetas]