Ingeborg Bachmann  

1926 - 1973 Klagenfurt, Austria. Publicaciones:  Carmen Ruidera 1942, La Cruz de Honditsch  1943, Die Fähre: La barca 1949. El Tiempo Postergado 1955,  Invocación a la osa Mayor 1956. Simultan, relatos 1972. Malina 1986, Tres senderos hacía el lago 1987,  a los treinta años 1961.

Autora prolífica, incursionó en los diferentes géneros de la literatura,  publicó ensayos relatos, así como  trabajos para la radio.

 

 

EL LIBRO DE INGEBORG BACHMANN

por: Jaime de la Gracia

 

Las tropas alemanas desfilan machacando la piedra recortada en cuadraditos, la noche anterior llovió en Klagenfurt / Austria / una llovizna llorona, es una mañana fría y gris, las ventanas indecisas ocultan sombras. La pequeña camina tomada de la mano de una mujer que puede ser su madre o una tía, al doblar la esquina camino de la panadería, ve a los hombres en formación, avanzando implacables contra el frío y las piedras sucias, siente pánico, pero se asusta más al ver los descomunales perros que avanzan al lado de la tropa, se a ferra a la cintura de la mujer y mete la cabeza entre la falda pesada., tiempos después, la niña Ingeborg Bachmann, que ahora tiene 12 años de edad, escribiría sobre lo que vio y lo llamaría como / Un dolor demasiado temprano / que la acompañaría por el resto y marcaría su poética, incluso la perseguiría / Bajo los cielos extranjeros / en forma de / Sombras rosas /.

Ingeborg Bachmann es poeta capaz de grandes silencios. Ingeborg Bachmann en un susurro nos canta: / No más uniformes / No más banderas / pero como la poeta entiende que el ser humano es un animal dado al símbolo, entonces corrige / Que las banderas cuelguen húmedas de los mástiles / y prosigue / Que no representen a país ninguno /.

Estudiante de filología y filosofía Germanistica en Viena, hace su disertación sobre el pensamiento de Martín Heidegger, al que conoció personalmente y del que también se alejó por discrepancias sobre la simpatía que el filosofo mostraba por la corriente del nacionalismo, tendencia que Ingeborg Bachmann combatiría por malsano y retrógrado / Fría es la luz / También fría es la piedra frente a la puerta /.

Desde el inicio de su escritura poética después de algunos devaneos con la poesía simbólica muestra Ingeborg Bachman su adhesión al modernismo que en ese momento arrasaba con los últimos restos que quedaban dentro de la poesía alemana de la herencia pesada y lúgubre de lo elegíaco, los jóvenes poetas desdeñan el asomarse al alma a la manera del Avestruz y prefieren mostrarla al sol y exponerla como sacos de huesos, / Qué será de nosotros, si sobornamos la belleza? Clama la poeta.

Poesía de fraseo corto que no se ahorra en la entrega del Moira, que ata cabos para deslindar el misterio de lo cotidiano transformado en magia por la palabra / Una palabra – Tu sabes: / Un cadáver /.

Ingeborg Bachmann fue mujer de amores accidentados, amores que la facultaron y la desterraron del cielo de los encuentros felices / El amor tiene un triunfo y la muerte tiene otro / tuvo la fortuna o la desgracia de encontrar en su camino a dos hombres monstruosos, Paul Celan y Max Frisch a los que se entregó en cuerpo y obra hasta el abandono y el alcoholismo.

Una de sus primeras publicaciones la hizo en 1952 en la revista Lynkeus, en ese mismo año conoce al escritor Hans Weigel, quien le presenta al también escritor Hans Werner Richter el cual la introduce al grupo de los 47 en donde conocerá a Paul Celan. Un año después publica su primer poemario El Tiempo Postergado, el cual le merece el premio del mismo grupo 47. Este poemario fue saludado por la crítica con un “ aquí hay un tono de resignación rico en sus modos y matices de versos poderosos y sonoros “.

Ingeborg Bachmann viaja a Roma en donde viviría hasta el año 1957, la ciudad la impresiona y la sobrecoge, dedica grandes paseos a las noches de Noviembre, escucha en sus caminatas por la ciudad la voz silenciosa de los mármoles fríos, aquí escribiría uno de sus poemas más hermosos / Nocturnos cuadros romanos / estadía interrumpida por esporádicas temporadas en París y Praga. En 1956 publica su poemario, El llamado de la Osa Mayor

Berlín 1961, hombres armados de herramientas que se utilizan para la agricultura abren la tierra para plantar los cimientos de un Muro infame. En este año Ingeborg Bachmann publica su primer libro en prosa un libro de relatos titulado, A los treinta años. El libro es recibido con frialdad por una crítica y un medio intelectual marcado por el machismo y capaz del resentimiento.

Ingeborg Bachmann fue autora prolífica, incursionó en el ensayo, el radio teatro, la novela, el periodismo, en 1971 pública su novela, Malina donde a profunda en el alma femenina sin hacer concesión al resentimiento, prosa marcada por una fuerte carga poética. Esta novela hace parte de una trilogía, las otras dos no llegaron a ser concluidas ya que se atravesó la muerte, a este proyecto literario la poeta lo llamó: Formas de muerte.

1964, regreso a Roma / Pensar es estar solo / / Estar sólo es una buena cosa / en este año recibe el premio Büchner, lee su conocido discurso: Un lugar de coincidencias, está enferma del cuerpo y la enfermedad toca el alma, para este tiempo ya ha visitado con sus carnes, hospitales, sanatorios para recibir terapias contra el alcoholismo y la drogadicción, sólo aguardaría el manicomio al que Max Frisch la empujaría con su despiadada narración, Pongamos que me llamo Gantenbein, donde cuenta toda la mierda que se comieron y vivieron como pareja.

Ingeborg Bachmann nace un 25 de Junio de 1926 en la ciudad de Klagenburg / Austria, es la hija mayor de un director de escuela Mathias y de Olga Bachmann. Estudia en Viena y recibe un doctorado en derecho, filología y filosofía germana, sobra decir que empezó escribiendo por curiosidad y terminó haciéndolo por necesidad / Escribí todo lo imaginable /.

Comentaba el escritor argentino Roberto Arlt – Los pesos en el camino terminan equilibrándose - esto puede afirmarse sobre Ingeborg Bachmann quien en vida sufrió mucho a causa de no ser tomada en serio. Los premios se sucedían, las entrevistas, pero nunca fue tomada en serio. Desempeñó diversos trabajos para sobrevivir, fue durante un tiempo secretaria en Berlín de las tropas de ocupación Norteamericanas, tuvo encuentros académicos con personajes grises como Henry Kissinger con el que hizo un curso de verano, esta estadía en el país del norte le inspiró una pieza dramática llamad El buen Díos de Manhatan, que resultó un novelón para la radio, quizás una de sus peores trabajos, pero que así y todo mereció premios, pero también de este tiempo quedan bellos poemas como Harlem por ejemplo, donde la música se emborracha y salta ebria de esquina en esquina.

Ingeborg Bachmann, hoy goza dentro de la lengua germana lo que se le negó en vida, respeto y una justa valoración de su obra. Los tiempos son otros, por ejemplo: Berlín confronta su realidad de ciudad en bancarrota, dejó de ser después de la caída del Muro esa isla de confort artificial, punta de lanza de la propaganda del capitalismo durante la guerra fría. Tampoco, nunca se identificó con el país que la publicó y que la descubrió. Asumió un país mediterráneo. Decía el brasileño Jorge Amado – Un hombre tiene dos patrias, uno que Dios le da y otra que su corazón elige y ella eligió a Italia y dentro de Italia una ciudad vieja, Roma.

/ Nosotros compartimos un pan con la lluvia / Un pan, una culpa y una casa / 

/ Calla conmigo, así como todas las campanas callan /

/ Los viajeros van hasta el final /

Ingeborg Bachmann muere en Roma el 17 de Octubre de 1947 a la edad e 47 años. Muere de acoso espiritual por el abandono y del incendio material provocado por un cigarrillo encendido con el que se quedó dormida sobre el colchón .

 

Berlín / 2002

Agosto / mes de las altas aguas del río Elba

 

CUATRO POEMAS DE INGEBORG BACHMANN

 

 

OSCURAS PROMESAS

Como Orfeo toco yo

en las cuerdas de la vida la muerte

y la belleza de la tierra

en tus ojos, que le administran al cielo

no sé que oscuras promesas

 

 

no olvides, la mañana que de repente

 

 

tu lecho y el clavel

 

 

que duerme sobre tu corazón

 

 

amanecieron mojados por el rocío

 

 

viste el río de aguas oscuras

 

 

pasar por ti

 

 

 

en la cuerda del silencio

 

 

tendido sobre la ola de sangre

 

 

toco yo tu sonoro corazón

 

 

tus rizos se convirtieron

 

 

en el cabello sombrío de la noche

 

 

la negra oscuridad modela

 

 

tu rostro en flecos

 

 

 

y yo no te pertenezco a ti

 

 

los dos nos lamentamos ahora

 

 

 

pero como Orfeo reconozco

 

 

en el lado de la muerte la vida,

 

 

y vislumbro

 

 

el azul en tus ojos cerrados para siempre.

 

 

SOMBRAS ROSAS SOMBRAS

 

 

Bajo un cielo extranjero

 

 

sombras rosas

 

 

sombras

 

 

sobre una tierra extranjera

 

 

entre rosas y sombras

 

 

en una agua extranjera

 

 

mi sombra.

 

 

 

 

 

RECLAMO

 

 

Adónde vamos

 

 

despreocupados sin preocuparnos

 

 

que esté oscuro y haga frío

 

 

sin preocuparnos

 

 

eso si pero con música

 

 

debemos

 

 

alegres y con música

 

 

pensar divertidos

 

 

a la vista de un final

 

 

con música

 

 

y hacía dónde

 

 

llevamos

 

 

las mejores preguntas

 

 

hechas todos estos años bajo los chubascos

 

 

en la lavandería de los sueños

 

 

despreocupados sin preocuparnos

 

 

que lo mejor ocurra

 

 

cuando un silencio de muerte se anuncie

 

 

y entre.

 

 

 

 

 

HARLEM

 

 

De todas las nubes se sueltan las duelas

 

 

la lluvia se cuela al fondo de cada pozo

 

 

la lluvia brinca de las escaleras de fuego

 

 

y teclea sobre las cajas de música

 

 

 

la ciudad negra gira su ojo blanco

 

 

y camina por cada esquina del mundo

 

 

el ritmo de la lluvia subvierte el silencio

 

 

el blue de la lluvia se apaga.

 

 

Traducción del Alemán al Español por: Jaime de la Gracia

 

 

Deutsch Übersetzung

 

 

 

 Comente este artículo ....... Ver comentarios