Literatura

Diatriba sobre la novela

 

por. Jaime de la gracia

 

/ Como a Rosario le pegaron un tiro a quemarropa mientras le daban un beso, confundió el dolor del amor con el de la muerte /

Con esta frase el autor avisa al lector que se enfrenta a una historia de acción y aventuras, la imagen del beso sería el equivalente a la música de fondo, que debe acompañar al género de accíon y aventuras.

La continuación de la frase haciendo alusión al dolor del amor y la muerte, recoge la vieja contradicción del Eros y Tánatos y empuja sin forzarla la narración dentro de una línea existencialista a la manera de Sartre. Es un buen truco literario, pero que en el contexto suena hueco y poco convincente.

Con el personaje recordando mientras espera en el hospital, el autor se mete en los sueños y entonces el tiempo no es más el tiempo lineal cristiano. El tiempo se congela y se transforma en un armario de imágenes que se podrán describir sin sufrir sobresalto. Soñar es también estar muerto, así el muerto en el momento de morirse ve pasar como en una película toda su vida sin juzgarla, ya no es su vida, sino el espectador que asiste a una proyección del video. Esta creencia es muy antigua y nos llegó a occidente a través del catolicismo.

Una de las limitaciones de la novela es su estilo, escribir a la manera del cine genera limitaciones literarias, ya que el autor se mete en una camisa de fuerza que le impide entrar a hacer descripciones / pasiones / y se ve obligado al fraseo corto / emociones /, el resultado no se contradice con la intención y tenemos al final un producto literario bueno para entretener y fácil de leer. Esta literatura se empieza a conocer como literatura McDonald.

La novela no se puede juzgar por lo social o representativo de la sociedad colombiana ya que su mención aparece aquí como un decorado al servicio de una aventura. Pero su mención es válida porque son elementos tomados de esa realidad aunque banalizados.

El autor sabe el oficio, lo conoce y lo explora de manera brillante y efectista.

 

De la novela en general

La novela es ficción, sus figuras son de ficción, su ambiente es ficticio, pero todo ese conjunto de ficciones deben ser creíbles y sus personajes humanos, esa es su maravilla y su riqueza, por eso una buena novela es un pulmón por donde toda sociedad respira y supura, espejo de mirarse a los ojos, ninguna novela al igual que el arte ha cambiado el mundo, pero su influjo si ha ayudado a humanizarlo y transformarlo en algo distinto dentro del reino animal.

 

Berlín - Alemania / Invierno.2002