Lo Cotidiano

delagracia@hotmail.com

El Gran Talibán

 

por: Jaime de la Gracia

 

 

La historia se guía por guiños, aunque son los hechos lo que la determinan. No siempre ha sido una acción violenta la que ha marcado esas etapas: la aparición de la lectura en silencio, la imprenta de Guttemberg, el camino que va de la mula a Internet entre otros así nos lo confirman. Lo cotidiano avanza a manera de ondas y sus movimientos generan fuerzas imprevisibles, no estamos sujetos a esas ondas pero nos arrastran a su antojo. El 11 de septiembre del año 2001 el mundo asistió al final de la pesadilla de Spengler. La visión del hundimiento de la cultura occidental que vislumbró el pensador en uno de sus habituales paseos nos tomó por sorpresa, con la cuchara y el yogurt en la mano, el gesto se congeló frente a la pantalla del televisor que mostraba dos moles de cemento y acero cayendo echando humo y fuego; más que caer, se derretían. Esta es la primera pesadilla escrita que se torna mediática y colectiva

Dos o tres días después / en estos casos el tiempo es redondo / Cuando el presidente norteamericano tira los zapatos y entra a una moché para conciliar lo que se ha derrumbado, se inaugura un nuevo tiempo o era que podríamos llamar La del Gran Talibán.

 

Era maluca, que se anuncia con una nueva noche de San Bartolomé pero al revés. Es por simpatía que asistimos a la sanchificación del Quijote y a la  quijotización de Sancho. La talibanización de occidente se dará por el caso contrario, o sea por antipatía.

 

El lenguaje es inocente, el Locutor no lo es.

 

El lenguaje como signo pasa de banal a matonil y se torna  promiscuo; los jefes de estado intercambian mensajes de asesinos confesos confesados en público frente a los flash del periodismo internacional, con una sonrisa ante las cámaras se duelen de haber equivocado el momento y el lugar para asesinar a tal o cuál fulano o zutano.

 

Es la aparición en escena de la Súper derecha religiosa y de los Estados-Lobos, estos estados depredadores justificaran toda acción que como estados legales ejecuten para garantizar el final de la historia.

 

El Gran Talibán en nombre de Dios, la Civilización, la Seguridad y la Libertad, le declara la guerra a Dios, a la Seguridad,  a la Civilización y a la Libertad.

Fueron el Ordenamiento y el Seudo erotismo alemán de los  siglos XVIII y XIX  los que originaron e inspiraron el pensamiento de filósofos como Schopenhauer, padre de la representación y de la voluntad, que ató el  universo al autoritarismo y a la lógica,  y Nietzsche -este último llegó incluso a la paranoia de asexuar las expresiones artísticas en detrimento de lo animal / fuerza primigenia creativa impulsora de la belleza /-. Los Estados –Lobos se toman para sí el auto reconocimiento en sus intereses dispares y disparatados. La justificación ideológica no les faltará y esta nace de la satisfacción y la autocomplacencia de lo que podremos llamar La Escuela de Epulón o de la Barriga Llena; esta escuela originada del pensamiento satisfecho, es excluyente,  esquiva  la contradicción; es más: se da el lujo de  prescindir de ella.  Formas de su pensamiento están dadas en el FMI, el BID, la Globalización, el Neoliberalismo, el Fin de la historia, documentos recientes como la Carta de América y la idea de que el hambre, la miseria, el no acceso a los bienes primarios y la falta de derechos humanos por sí solas no generan rebeliones en las masas que las padecen. Esta teoría, además de descalificar toda oposición a las arbitrariedades de las instituciones, también relega los conflictos bélicos de baja intensidad que se libran en los centros urbanos castigados por las aberraciones económicas y el hostigamiento social  a meros casos de policía.

El Gran Talibán  hace aliados  y crea coaliciones según sus necesidades y de acuerdo a sus necedades y dentro de esos aliados incubarán y colisionará con sus futuros enemigos a los cuales ha despertado; algunos en sus antiguas formas de osos derrotados ya anuncian sus planes para la nueva era y empiezan a destinar sus presupuestos a la compra y desarrollo de armamentos en detrimentos de los otroras programas sociales

Los aliados se fortalecen de las ventajas al aliarse a la gesta santa del todos conmigo o con los malos. A nombre de estas ventajas renuncian a su reserva de moral y no le temen al desprestigio de verse reducidos a satélites del Gran estado lobo, el cual viviendo su propia edad media con armas nucleares, arrastra a la barbarie a todo aquello que pomposamente alguna vez llamamos de modernidad dentro de la cultura occidental.

Dentro de esa alianza los Lobos-Estados se miran con desconfianza y duermen con un ojo abierto y resentidos de su otrora independencia y solvencia política.

El Gran Talibán está solo, no tiene amigos, tiene intereses y busca interesados, el poder no se da el lujo de la amistad, este se  ofrece y se garanta todavía en la vieja Pax Romana.

.............Comente este artículo .......Ver comentarios

 

 

 

* deustch Übersetzung